AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


miércoles, 30 de enero de 2013

VARGAS LLOSA: “LA CIVILIZACIÓN DEL ESPECTÁCULO”

Escribe: Rogger Alzamora Quijano


Mario Vargas Llosa (Arequipa, Perú, 28 de marzo de 1936) ha publicado recientemente un libro de ensayos titulado: "La civilización de espectáculo" (Alfaguara, 2012. 232 páginas). En este nos dice con su habitual estilo provocador -y muchas veces certero- que estamos viviendo una cultura del entretenimiento banal, donde también está incluida la literatura, la televisión, el sexo, la política y demás manifestaciones. Esto, según nos advierte, tendrá consecuencias devastadoras para humanidad, pues va trivializándola sin remedio. La prensa se ha hecho chismografía, el sexo solamente es un pasatiempo desprovisto de todo erotismo, y la política se va convirtiendo en un espectáculo en lugar de una confrontación de ideas.
Dice también que la cultura está desapareciendo, pues estamos sentados en un mundo donde el primer lugar de la tabla de valores lo ocupa el entretenimiento y donde divertirse y escapar del aburrimiento es una pasión universal. Pese a que la cultura puede ser también una forma superior del entretenimiento, su función principal es la preocuparnos sobre el mundo en el que vivimos, ver la problemática que nos envuelve y una manera de crear en nosotros una actitud crítica y poner en cuestión lo que parecen certezas inamovibles. En estos tiempos, por el contrario, va pasando a segundo plano la gran función de la cultura que ha hecho progresar al género humano. Existe cada vez más el riesgo de tomar a la cultura como pura distracción, diversión, entretenimiento, por culpa del esnobismo y de la frivolidad.
Otra causa, según el Nobel, es la tecnología. El Internet nos está convirtiendo en personas con poca o ninguna capacidad de concentración, donde la gente se queda sin leer libros por “picotear” información en la red. En términos cuantitativos ahora hay muchísimos más lectores que en el pasado, pero el efecto de esa lectura es muy superficial, Ahora no sería posible que aparecieran otro Borges, Joyce o Tolstoi. Es una tendencia que debería preocuparnos. Vargas Llosa aclara que de ninguna manera es una crítica hacia la tecnología o el desarrollo, especialmente audiovisual –que ha traído enormes beneficios y ventajas en el campo de las comunicaciones, la libertad de expresión, de prensa-. Reemplazar los libros por las pantallas es reemplazar un esfuerzo intelectual intenso por otro mínimo, con serias consecuencias en el pensamiento y las ideas -a los que en muchos sentidos está trivializando- y que va creando un público que ya no soporta un gran esfuerzo intelectual, al que fatiga, distrae y aburre, precisamente porque está educado a ese esfuerzo mínimo –en algunos casos ínfimo- que es lo que demandan las pantallas de un computador. Esa es una preocupación latente en países como Francia, Inglaterra y los Estados Unidos, por ejemplo, donde la tecnología audiovisual ya se ha enraizado profundamente. Vargas Llosa se refiere también a los millones de lectores de la revista “Hola”. Gentes que diariamente leen o al menos hojean la revista para enterarse cómo viven los famosos, cómo se casan, descasan y vuelven a casar. Eso no está mal –dice- a condición de que no sea su alimento cultural único y excluyente, como cree que está ocurriendo en algunos casos. Leer una revista banal no llevará a una persona a formarse sólidamente para enfrentar el mundo de manera creativa. Eso sucede también con la prensa, la que en lugar de ejercer su función fiscalizadora se dedica cada vez más a la chismografía. La tendencia impulsa a los periódicos a mantener su lectoría cautiva con chismes, farándula y escándalos. Ahora es más difícil establecer una frontera entre la prensa amarilla y la seria –que no tienen más remedio que ponerla, porque es un pedido creciente de la misma sociedad. La libertad de mercado requiere una intensa vida cultural y social para que su funcionamiento -del mercado- no destruya los valores y pueda acoplarse dentro de una cierta moralidad, como afirman los grandes pensadores liberales, como Adam Smith (quien curiosamente no comenzó escribiendo sobre economía, sino sobre moral). Cuando la cultura se deteriora –dice Vargas Llosa- la moral se deteriora también y entonces el mercado desborda todo freno. Ha sido esa rapacidad, esa codicia, absolutamente desenfrenada desde los grandes centros financieros lo que originó la terrible crisis que vivimos. No se trata de detener el mercado con reglamentos ni leyes, sino con la moral cimentada en la cultura.
En el capítulo sobre el sexo, Vargas Llosa dice que este se ha des-erotizado. Cita a George Bataille, el ensayista francés, quien lúcidamente decía que el erotismo es una manifestación de la civilización, del progreso, pues el erotismo no aparece en culturas primitivas. Es algo que se da en un contexto donde las artes, las ciencias, las letras y la permisibilidad comienzan a florecer. El erotismo des-animaliza el sexo, lo humaniza y convierte en un ritual y finalmente en un arte. No obstante, en la era moderna y curiosamente desde la permisibilidad, que fue un avance en el campo de la relación sexual, en lugar de enriquecer esos rituales y perfeccionar todavía más esa relación física entre dos personas, lo han trivializado, vulgarizado y convertido en cierta forma en una rutina ya sin misterio, en la que casi no se respetan las formas y rituales que le dan la connotación de acto creativo, de arte. En lugar de aumentar las libertades en el dominio de la expresión sexual, la extrema permisibilidad de hoy terminará trivializando una actividad humana que, si no se conserva, la dosis de privacidad y de misterio puede retrocedernos hacia ese sexo puramente dedicado al desfogue del instinto, que es lo más cercano al sexo animal. Eso traería como consecuencia la pérdida de la pasión, creatividad, fantasía y llevaría a los jóvenes a desembocar en la violencia, el alcohol, las drogas. Algo de eso está ocurriendo ya en las ciudades más permisivas, según advierte Vargas Llosa. Es por ahora un sector relativamente reducido del mundo, ciertamente. Al otro lado están los lugares donde hay censura y existe un gran rigor, la defensa de un puritanismo a ultranza, sectores muy amplios del mundo donde todavía la mujer es discriminada, donde el sexo es sinónimo del mal, y del pecado nefando. Es decir: los países más avanzados del occidente llevan la permisibilidad hacia lo insensible, a la trivialización del sexo, en lugar de a una batalla contra el prejuicio. La trivialización del sexo es tan peligrosa como su represión o censura y acabará con una de las manifestaciones del placer humano, de la comunicación y la creatividad.
En otras partes de su libro, Vargas Llosa habla del fútbol. Las “barras bravas” son un fenómeno de la cultura del espectáculo donde el espectador, amparado en el anonimato, da rienda suelta a sus instintos agresivos. Esa especie de religión laica que arrastra a los espectadores hacia el fanatismo, la irracionalidad, lo puramente instintivo. A lo que Karl Popper definía como “el llamado de la tribu”, especie de colectivismo ciego, en este caso en torno a una camiseta o a un club. Es un fenómeno irracional, que se da justamente en países muy desarrollados tanto como en los más sub-desarrollados. Este fenómeno debería estar contrarrestado por la cultura, pero no por una cultura frívola como la que hoy se va apoderando del mundo. Al mismo tiempo, el escritor aclara que “criticar a las barras bravas no es criticar al fútbol”.
No podía dejar de referirse a “la política espectáculo”. Para él, la política ha experimentado una banalización tan acentuada como la del cine y las artes plásticas actuales. Cada vez la política es mucho más un espectáculo que un debate de ideas y un cotejo de principios o de propuestas. Hoy vemos en las campañas electorales el papel secundario que juegan las ideas, los programas, los valores, los sistemas, versus el papel preponderante que tiene el espectáculo. No son los pensadores, sino los creativos de publicidad los que determinan el éxito o el fracaso de una campaña electoral. También están las enormes cantidades de dinero que se invierten en ellas. Es verdad que no están desapareciendo del todo las ideas. Hay unos países donde el espectáculo es más pronunciado que en otros. Pero la tendencia es creciente. En estos tiempos son los mejores histriones, los actores o los payasos quienes conquistan a los votantes. Contra eso también debería defendernos la cultura, a condición de que también la cultura no contribuya con sus propias superficialidades. Francia es un caso notorio, donde su tradición, de pensamiento profundo, se ha convertido ahora en un mero espectáculo (verbigracia: Sarkozy/Bruni). Los intelectuales están dejando de participar en estos lances y curiosamente es en los países abiertos y llamados libres, donde los intelectuales se están retrayendo de participar, muchas veces por considerar a la política una actividad sucia, despreciable, y que no debe en modo alguno contaminarse con las actividades creativas y artísticas. Vargas Llosa cree que esta es una actitud equivocada, porque “si despreciamos a la política, contribuimos a que la política se vuelva despreciable”. Los intelectuales, al igual que todos los ciudadanos, tienen que participar en el debate público. Ello a pesar de que muchas veces los intelectuales se han equivocado y han defendido las peores opciones, desde el Gulag hasta la revolución cultural china, pasando por los que defendieron las ideas nazis, el holocausto y los asesinatos masivos de judíos. Hubo intelectuales que parecían muy lúcidos y que terminaron ensuciándose moralmente al defender esas opciones. Pero están los del otro lado: quienes aun en medio de esa ceguera colectiva, que es la del fanatismo político, mantuvieron las ideas de la igualdad, libertad y fraternidad. Por eso cree importante incitar a los que dedican su vida a la creación, al pensamiento, a participar de la vida cívica, para no dejar exclusivamente a los políticos profesionales a que lleven la política a empobrecerse y muchas veces a corromperse.
Finalmente, Vargas Llosa se alegra de que su libro haya provocado reacciones diversas y haya sido objeto de críticas y elogios, pues –dice- esa fue la razón de su publicación: invitar a un debate acerca de la necesidad de encontrar soluciones para una cultura en decadencia y que está cayendo rápidamente en la superficialidad.



miércoles, 9 de enero de 2013

ORIGEN MÍTICO DE AIJA




UNO
 
Tras los collados descubiertos en la majestad del paisaje,
senderos piedra, campos ichu. Lagunas, cumbres y parajes.
Bajando pendientes de somera calma, brujo encanto y paz invariable,
sembraron con piedras la desafiante cuesta y dibujaron el perro:
un laborioso mapa donde ocasos y albores se bañan en oro.
 
Al pie de dos celosos imanes de ojos negros,
con el azul intenso aparcado sobre sus ceños,
el río frenético de cabellera plata y rumor bandada
y un paisaje de verdes oníricos acariciados por el viento,
fueron colocados mosaicos de adobe y teja.
Aija, la tierra del genético orgullo y la sapiencia innata.
 
La culta progenie dispersó la mies generosa hasta los confines.
Dorados trigos, papas violeta, eucaliptos, peces y ganado.
Trazaron sabiamente en las montañas sus veleidosos caminos
que cimbreantes trepan para caer hacia recónditos acantilados.
 
Desde aquellos tiempos en la flamante ciudad paraíso
se decretó para cada mediodía una amalgama de humeantes aromas,
que danzan su nobleza sobre la ciudad, para dejarse compartir.
Tal fue el legado de los fundadores que así abolían la mezquindad.
 
 
DOS
 
La lluvia derrama su maciza mirada sobre las brumas de marzo
y calles abajo con firme bramido desliza su desafiante riada.
Las tierras calman su sed y prometen buenas cosechas,
conforme a los sabios designios de los imperiales abuelos,
que hoy persisten bajo la égida de Santiago el Mayor.
 
“El estío ofrecerá su sonrisa entre abril y octubre
—dictaron los patriarcas—.
Las montañas entronizarán al Sol de los incas
en albas solemnes y mayestáticos crepúsculos.
Las praderas lucirán las aves en fastuosa sinfonía
de color y música. Habrá de llamarse Aija”.
 
 
 
TRES
 
El ancho cielo nocturno alberga desde entonces
constelaciones y abruptos laberintos cósmicos,
para que los audaces aijinos, viajeros de abolengo,
no pierdan el rumbo en sus travesías al futuro.
 
Así fue como Aija, la noble ciudad, tuvo su origen.
En el único lugar propicio para el cultivo del espíritu,
los sueños y la libertad.
 

De: versos conversos Derechos Reservados Copyright © 2012 de Rogger Alzamora Quijano

lunes, 7 de enero de 2013

SUEÑO



Sueño que suena el teléfono que ayer no atendí.
Sueño que contesto.
Que hablamos sin temor a desparramarnos.
De cuando somos rebeldes.
De la esperanza que nos seduce.
De tu mirada que alumbra mi crepúsculo.
Que me miras desde la cornisa del futuro.
Sueño que sueño.
 
Más allá,
la luz de tu nombre sobre la sombra de mi nombre.
Entonces suena el teléfono.
Tu voz y mi voz, dos moribundas palomas
que han horadado el tiempo muralla.
En medio de la modorra bebo tus insultos.
 


De: versos conversos Derechos Reservados Copyright © 2013 de Rogger Alzamora Quijano