AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


domingo, 1 de febrero de 2009

DÍA TRECE




No espero diosa de blanca sombra verde mirada y caro desdén,
no añoro tu piel muñeca porcelana.
Por fin soy libre hoy que te vi, del sueño que me poseía,
de mi servil entrega que vendí por tus mieles fantasía.
No importa la tormenta, me digo,
y aunque lo supe a destiempo
fui rescatando piel, libros, arena, brisa y prisa,
transpiración, calma, pan y plan, música y paz,
y matando limpiamente tus olores profanos.

Todavía debo arrepentirme con culpas reincidentes
al haber optado por tus carnes, sabrosa diosa herrumbre
bisutería, visón pacotilla.
Comienzo cortando la mentira, ojos verde-mezquino.
No importa la tormenta sino quedar vivo.




DE: versos conversos Derechos Reservados Copyright © 2007 Rogger Alzamora Quijano

6 comentarios:

  1. Me dejaste inquieta con una curiosidad ardiente: por que "siete"?

    ResponderEliminar
  2. Difícil pregunta para quien sólo trata de escribir poesía.

    ResponderEliminar
  3. Lindo poema, se nota la nostalgia y pena del tiempo pedido, que ya no se puede recuperar, y no importa el númro que le pongas, te salió lindo y muy sentido.

    ResponderEliminar
  4. Asuntos pendientes. Asuntos inconclusos. ¿Quién no los tiene? Culpas que despiertan en medio de la madrugada, sobresaltando al alma que se encuentra sumergida en el sopor del sueño... o quizá no estuvo dormida, siempre estuvo consciente.
    Tan bueno como paladear un tinto.

    ResponderEliminar
  5. Hay una tibia relación entre el sueño y la culpa; sin embargo, por más que parezca pesadilla, el sueño cobija mejor aquella carga insufrible.

    La nostalgia del tiempo perdido... que ya no se puede recuperar. Pues sí, eso también se llama culpa: una culpa que día a día aplasta más.

    ResponderEliminar
  6. El tiempo jamás se puede recuperar, y yo no lo consideraría del todo perdido, es una inversión, que a veces sale bien y otras no tanto.
    Creo que el tiempo es el tesoro más valioso con el que contamos... y la culpa nos ronda, muy frecuentemente con dolor y todo, nos toca recoger lo poco o lo mucho que resta de nuestro ser, recomponer las vestiduras...Continuar, cualquiera que sea el camino. Ya que fue nuestra decisión, lo que hicimos en nuestros tiempos.
    La culpa, ni aún en sueños nos deja tranquilos, las pesadillas se presentan incluso con los ojos abiertos, creáme: me consta.
    Reitero: su poema, es tan bueno como paladear un tinto.

    ResponderEliminar